Almirón tiene a todos los jugadores «sanos» de cara a la final con Fluminense

Almirón tiene a todos los jugadores «sanos» de cara a la final con Fluminense

Los rostros que se observan en el corazón del predio de Ezeiza tienen que ver con la coyuntura. Hay sonrisas entre los jugadores que trabajan con intensidad. No es para menos. Están a solo unos días del partido más importante de sus vidas, la final de la Libertadores y ante una seria posibilidad de ganar la séptima. Y como si esa buena energía contagiara buenas noticias, la semana comenzó con señales positivas a solo unas horas de subirse al avión para viajar a Río de Janeiro: Nicolás Valentini, Cristian Medina y Valentín Barco se entrenaron con normalidad y son una fija para enfrentar a Fluminense, el sábado en el Maracaná.

La recuperación de Valentini era una cuestión de necesidad y urgencia para Jorge Almirón. A fin de cuentas, el zaguero de 22 años es el sustituto natural de Marcos Rojo, quien fue expulsado en la semifinal contra Palmeiras y no será de la partida. La baja del capitán es importante, pero la ausencia de su reemplazante inquietaba al técnico. Había sufrido un traumatismo en la pierna izquierda durante el clásico con Racing, disputado el 24 de octubre en Avellaneda. Tuvo que dejar la cancha a los 26 minutos del segundo tiempo. Ezequiel Fernández ocupó su lugar. Ante esta situación, Almirón no lo arriesgó contra Estudiantes, al punto de que ni siquiera estuvo en la lista de convocados.

La misma situación vivió Medina, quien se lesionó el tobillo derecho durante aquel partido con la Academia. Fue a los 7 minutos del complemento producto de una patada que recibió de parte de su ex compañero Agustín Almendra. Y aunque terminó el partido, tampoco fue tenido en cuenta para el duelo con los platenses.

Barco, en tanto, ingresó en el segundo tiempo ante Estudiantes. A los 14 minutos de ese período, saltó a la cancha en lugar de Jorman Campuzano. Y un ratito después, recibió un planchazo de Benjamín Rollheiser que lo dejó tendido. Así y todo, el Colorado continuó en el campo de juego. Cuando ayer apareció corriendo a la par del resto de sus compañeros, los hinchas respiraron aliviados cuando se enteraron de la novedad.

“Barco entró porque en el partido anterior no estuvo ni en el banco, entonces jugó unos minutos. Ayudó también a (Marcelo) Saracchi, que tenía tarjeta amarilla. Todos los jugadores necesitan ritmo. Todos terminaron sin lesiones y aptos para entrenar esta semana”, dijo el entrenador en la conferencia de prensa.

En este contexto, contar con todos los futbolistas a disposición –con la mencionada excepción de Rojo- genera paz interna en Boca. Y todo indica que el equipo no presentaría sorpresas para enfrentar a Fluminense. En estos breves momentos que restan para la gran final, Almirón estuvo analizando videos del equipo brasileño. Hoy por hoy, no da la sensación de que vaya a apelar a una línea de cinco. En especial, porque no cuenta con un de los marcadores centrales titulares. En la cabeza del técnico, entonces, hay un bosquejo. Sergio Romero; Luis Advíncula, Nicolás Figal, Nicolás Valentini, Frank Fabra; Cristian Medina, Guillermo Fernández, Ezequiel Fernández, Valentín Barco; Miguel Merentiel y Edinson Cavani se perfilan para integrar el once que irá en búsqueda de la gloria continental.

Se esperan 100 mil hinchas en Río de Janeiro, aunque sólo 30 mil pudieron acceder a las entradas. Desde el club advirtieron que sean respetuosos con los brasileños, ya que se aplicará la Ley racial y los gestos xenófobos son penados con prisión efectiva.