Diego Bastos, valiente y cogido de mala manera, se lleva el duelo ante Jorge Molina en Santa Cruz de Retamar

Gabriel Moreno

Santa Cruz de Retamar

Lleno en Santa Cruz de Retamar para ver a Jorge Molina y Diego Bastos ante una novillada de Mariano de León y Brígida Díaz Guerra a la que cortaron cinco orejas. Molina, de Torrijos, abrió plaza con un novillo justo de fuerzas y muy mirón al que toreó con profundidad y mucho mando por el pitón derecho para sacar los mejores pases de la faena. Estocada entera trasera y dos descabellos para cortar la primera oreja de la tarde. En su segundo se topó con un novillo más corpulento y enérgico que derribo al caballo de picar durante el primer puyazo. En la muleta, Molina impactó con una faena de toreo puro cimentada por el lado derecho, donde se gustó toreando a placer a un animal con mucho fondo. Perdió las dos orejas tras tres pinchazos y una media. Aun así cosechó otro apéndice más que le valió para salir por la puerta grande.

Mientras, el sevillano Diego Bastos se mostró muy voluntarioso en su primero, un novillo mermado de los cuartos delanteros al que le realizó una faena basada sobre la mano izquierda, logrando algunos naturales de mucho mérito que llegaron al tendido. Después de dos pinchazos y una estocada fue premiado con una oreja. Con su segundo novillo, Bastos volvió a mostrar una versión valiente acortándole la distancia a un novillo orientado y muy peligroso, resultado cogido de mala manera por el pecho durante el trasteo. Mató con la mejor estocada de la tarde y sumó otra dos orejas a su esportón.

La ficha

Plaza de toros de Santa Cruz del Retamar. Lleno. Cuatro novillos de Mariano de León y Brígida Díaz Guerra.

Jorge Molina, de azul marino y oro (oreja y oreja).

Diego Bastos, de fucsia y oro (oreja y dos orejas).



Esta funcionalidad es sólo para suscriptores


Suscribete