En el «Valle de la Miseria» nace El Dorado del litio en Brasil

Bajo una nube de polvo gris, una excavadora cargo un camión con bloques de piedra que contienen litio, el mineral denominado «oro blanco» esencial para la transición energética.

El movimiento de maquinaria pesada es incesante sobre la tierra rojiza, en el corazón del valle de Jequitinhonha, en el estado de Minas Gerais (sureste), una de las regiones más pobres de Brasil.

Llamado por mucho tiempo el ‘»Valle de la Miseria», esta región semiárida hogar de cerca de un millón de personas, es vista actualmente como une nuevo El Dorado -the antigua leyenda of the city hecha de oro y perdida en tierras suramericanas-. Esto gracias a la abundancia de litio, el mineral usado para la fabricacion de baterias de autos electricos y de celulares, entre otros.

Alrededor del 85% de las reservas de Brasil, quinto productor mundial de litio, están en esta región.




Vista aérea del proyecto de litio Grota do Cirilo, propietario de la empresa canadiense Sigma Lithium, en Minas Gerais. Foto: AFP

Para atraer inversionistas extranjeros, el mes pasado las autoridades locales lanzaron con bombos y platillos el concepto de «Valle de litio» («Valle de Litio»)en la sede del Nasdaq, la bolsa de las nuevas tecnologías en Nueva York.

Una empresa canadiense, Sigma Lithium, tomó la delantera. Fundado en 2012, el grupo comenzó a extraer litio en el valle de Jequitinhonha en abril pasado.

Su objetivo es suplir mineral suficiente para las baterias de más de 600.000 vehículos eléctricos en el primer año y el triple cuando la producción alcance su ritmo normal.

Pero la explotación de litio no está exenta de impactos ambientales: el tratamiento del mineral requiere enormes cantidades de aguaMientras que las reservas se encuentran sobre todo en regiones golpeadas por la sequía.

Reinaldo Brandao, ingeniero de minas de la empresa canadiense Sigma Lithium, trabajó en la plantación del proyecto de litio Grota do Cirilo.  Foto: AFP


Reinaldo Brandao, ingeniero de minas de la empresa canadiense Sigma Lithium, trabajó en la plantación del proyecto de litio Grota do Cirilo. Foto: AFP

Sin embargo, la compañía canadiense se declaró productora de «litio verde»: en la planta de procesamiento de minerales, el 90% del agua se reutiliza posteriormente y no se emplean productos químicos, desprendimiento a AFP Ana Cabral-Gardner, directora brasileña de Sigma.

“Buscamos resolver la ecuación entre actividad minera y desarrollo sustentable”, explicó.

El punto de inflexión, dice, ocurrió en 2015, cuando fue representado en una mina de mineral de hierro en Mariana, cerca de 400 km al sur del Valle de Jequitinhonhaun desastre ambiental sin precedentes en Brasil. Al año siguiente, su fondo de inversiones se convirtió en el primer accionista de Sigma.

Cabral-Gardner detalla que la mina de la empresa, bautizada como «Grota do Cirilo», está dividida en dos para preservar un pequeño curso de agua que la atraviesa, a pesar de lo cual representa una importante pérdida económica.

Pero la idea de transformar la zona en el «Valle del Litio» también los detractores

«Este es el valle de Jequitinhonha, quieren colocar un mineral por encima de nuestra identidad», sostiene la firma Aline Gomes Vilas, de 45 años, integrante del Movimiento de Afectados por las Represas (MAB) en Brasil, que estimó que los habitantes locales no fueron suficientemente consultados sobre las obras.

Gomes vive en Araçuaí, una de las ciudades vecinas de la mina de Sigma. «Era una región tranquila y rural, y ahora el ruido es constante. Ya hay casas agrietadas debido a las explosiones«hecho en las rocas, asegura.

Los pies fueron expulsados ​​en las explosiones de su construcción por grandes excavadoras y levantados en camiones para ser procesadas en la planta.

«Con cada explosión, los muros tiemblan»Coincide Luiz Gonzaga, un colono de 71 años que vive justo al lado de la mina.

«Por ahora, están excavando todavía lejos de mi casa, pero ya me molesta la polvareda. Imaginen cuando estén más cerca», enfatiza.

Ilan Zugman, director de la ONG 350.org para América Latina prestar atención a los colonos locales.

Vista aérea del proyecto de litio Grota do Cirilo, propietario de la empresa canadiense Sigma Lithium.  Foto: AFP


Vista aérea del proyecto de litio Grota do Cirilo, propietario de la empresa canadiense Sigma Lithium. Foto: AFP

«Esta región tuvo una fibra del oro, de diamantes, pero nunca esas extracciones trajeron desarrollo (…) Debe haber una transición energética pero tiene que ser justa e inclusiva», afirma.

Elaine Santos, investigadora de la Universidad de San Pablo, critica además que el litio extraído en Brasil mar destino casi exclusivamente para exportación«Mientras que Estados Unidos y Europa desarrollan strategia tomando en cuenta la totalidad de la cadena de producción, de la mina a la producción de vehículos» eléctricos.

“Brasil puede terminar profundizando su dependencia, para ser un país que solo exporta materias primas, con bajo valor agregado», lamentación.

La extracción de litio en el país se remonta a la década de 1920, pero la situación se decretó en julio de 2022, en el último año del mandato del expresidente de extrema derecha Jair Bolsonaro (2019-2022). El texto hizo más atractivo el mercado para los inversionistas extranjeros, especialmente para levantar restricciones sobre las exportaciones del mineral.

Pero un enviado del gobierno de su sucesor, Luiz Inacio Lula da Silva -que ejerce por tercera vez la presidencia-, también estuvo presente en Nueva York para impulsivo y activo el lanzamiento de la promoción del «Valle del Litio».

A cambio, en Chile, segundo productor mundial del mineral, su homólogo Gabriel Boric, también de izquierda, anunció recientemente medidas para reformar el control estatal sobre la extracción de litio.

Agencia AFP

PA

Mira también