Erdogan de Turquía es reelegido después de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales: resultados en vivo

En diciembre de 2002 en la Casa Blanca, el presidente George W. Bush bienvenido un político prometedor de Turquía cuyo partido recién formado acababa de obtener una sorprendente mayoría en el parlamento.

«Bienvenido a uno de los mejores amigos y aliados de su país», dijo Bush al político Recep Tayyip Erdogan. “Eres un aliado estratégico y un amigo de Estados Unidos”.

Dos meses después, Erdogan se convirtió en primer ministro, impulsándolo a la cima del sistema político de Turquía y dando inicio a su mandato de dos décadas como la figura más poderosa de su país.

La segunda vuelta de las elecciones que Erdogan ganó el domingo fue en muchos sentidos un referéndum sobre los cambios dramáticos que ha logrado en 11 años como primer ministro y nueve como presidente.

Erdogan, que alguna vez fue una nueva fuerza política que prometía limpiar la corrupción, hacer crecer la economía y fortalecer los lazos con Occidente, es ahora un líder casi todopoderoso al que se le culpa por la caída de la moneda turca y se le critica por socavar la democracia.

Erdogan, de 69 años, creció en la pobreza en un barrio difícil de Estambul, la ciudad más grande de Turquía, donde su padre era capitán de ferry. Estudió en escuelas islámicas generalmente dirigidas a futuros clérigos, pero se metió en la política y ganó un mandato de cuatro años como alcalde de Estambul en 1994. Los lugareños le atribuyen el mérito de limpiar la desordenada ex metrópolis.

En 1997 fue destituido de su cargo y condenado a 10 meses de prisión por incitar a la violencia tras recitar un poema islamista en un mitin. Terminó cumpliendo solo cuatro meses, pero recibió una prohibición más larga de la política.

Cuando su Partido Justicia y Desarrollo, que él ayudó a fundar, ganó su inesperada mayoría parlamentaria en 2002, fue la actuación más fuerte hasta ahora de un grupo político islamista en el sistema decididamente político laico de Turquía. Al año siguiente, terminó la prohibición política del Sr. Erdogan y se convirtió en Primer Ministro.

Durante aproximadamente una década, él y su partido mantuvieron sus promesas de buen gobierno y crecimiento económico. El producto interno bruto de Turquía se ha más que triplicado, sacando a millones de personas de la pobreza, y han surgido nuevos aeropuertos, hospitales, carreteras y puentes en todo el país.

A nivel internacional, Erdogan ha sido aclamado como un demócrata islamista y proempresarial que podría servir como puente entre Occidente y el mundo musulmán.

Pero han surgido desafíos. En 2013, las protestas contra un proyecto de construcción respaldado por Erdogan en un parque de Estambul se convirtieron en manifestaciones masivas contra el gobierno. Por temor a la inestabilidad, algunos inversores extranjeros han comenzado a retirar su capital.

Manifestantes antigubernamentales cantan consignas durante un enfrentamiento con la policía en Estambul en 2013.Crédito…Ed Ou para The New York Times

En 2016, dos años después de convertirse en presidente, Erdogan sobrevivió a un intento de golpe de Estado que incluyó un intento fallido de secuestrarlo en un balneario. Respondió centralizando aún más el poder y evitando las críticas, eliminando a decenas de miles de personas de la burocracia judicial y estatal y reemplazando a muchos de ellos con leales, restringiendo las libertades civiles y aumentando su influencia en los medios.

En 2017, impulsó un referéndum constitucional que puso fin al sistema parlamentario de Turquía y transfirió gran parte del poder estatal al presidente, es decir, a él.

En todo momento, él y su partido se mantuvieron formidables en las urnas y utilizaron su mandato electoral para promover una visión religiosamente conservadora. Erdogan ha ampliado la educación islámica y ha relajado las regulaciones destinadas a garantizar un estado laico, incluido el levantamiento de la prohibición del velo para las mujeres en puestos gubernamentales.

Muchos de sus electores, que tendían a ser rurales, devotos y de clase trabajadora, lo veían como el defensor de una élite secular a la que sentían menospreciada.

Pero la luna de miel de Erdogan con Occidente, particularmente con Estados Unidos, no duró. Acusó a Washington de complicidad en el intento de golpe porque el clérigo que, según él, preparó el complot vive en Pensilvania. El clérigo negó la acusación.

Después de Bush, los expresidentes Obama y Trump dieron la bienvenida a Erdogan a la Casa Blanca, pero no al presidente Biden. Y a principios de este mes, en vísperas de la primera ronda de las elecciones presidenciales del 14 de mayo, Erdogan acusó a Biden de trabajar con la oposición política de Turquía para derrocarlo.