La pérdida de árboles aumenta en bosques tropicales cruciales

Más de un año después de que los países se comprometieran a poner fin a la deforestación para 2030, el mundo continúa perdiendo sus bosques tropicales a un ritmo acelerado, según un informe publicado el martes.

El directorio Encuesta del Instituto de Recursos Mundiales, una organización de investigación, descubrió que el mundo había perdido 10,2 millones de acres de selva tropical primaria en 2022, un aumento del 10 % con respecto al año anterior. Es la primera evaluación de un año completo desde noviembre de 2021, cuando 145 países se comprometieron en una cumbre climática mundial en Glasgow a poner fin a la pérdida de bosques para fines de esta década.

«Ahora esperábamos ver una señal en los datos de que estábamos dando un giro a la pérdida de bosques», dijo Frances Seymour, investigadora principal del programa forestal del instituto. «Todavía no vemos esa señal y, de hecho, vamos en la dirección equivocada».

El informe, realizado en colaboración con la Universidad de Maryland, documentó la pérdida de árboles en los trópicos por la deforestación, los incendios y otras causas. La destrucción del año pasado resultó en 2,7 gigatoneladas de emisiones de dióxido de carbono, una cantidad significativa que equivale aproximadamente a las emisiones anuales de combustibles fósiles de la India, un país de 1.400 millones de habitantes.

La deforestación tropical también está degradando algunos de los ecosistemas, hábitats de plantas y animales y reguladores de lluvia más ricos del planeta en muchos países.

La selva amazónica, la más grande del mundo, no ha visto tal destrucción en casi dos décadas, según un análisis de datos del Instituto de Recursos Mundiales por Amazon Conservation, una organización de investigación.

Brasil, el país con la mayor porción de selva tropical, tenía las tasas de deforestación más altas del mundo. Representó más del 40 por ciento de la pérdida de árboles a nivel mundial, seguida por la República Democrática del Congo y Bolivia.

Bolivia entregó algunas de las cifras más llamativas del informe. La pérdida de bosques allí aumentó un 32% el año pasado, la tasa más alta jamás registrada en el país. Fue uno de los pocos países con bosques tropicales que no firmó el Compromiso de Glasgow sobre la deforestación.

Marlene Quintanilla, directora de investigación de la Fundación Amigos de la Naturaleza, un grupo sin fines de lucro en Bolivia, dijo que un poderoso factor de destrucción en ese país ha sido la política gubernamental que alienta a los agricultores a despejar grandes extensiones de tierra para obtener títulos de propiedad.

«No se considera que los bosques en pie cumplan una función social o económica», dijo.

La expansión de la agricultura parece estar dañando los bosques en África. En Ghana, el país que perdió la mayor parte de su bosque primario el año pasado, la tala de tierras a pequeña escala para la producción de cacao ha sido una fuente importante de deforestación.

La deforestación está fuertemente vinculada a la falta de oportunidades económicas e infraestructura básica en la región de la cuenca del río Congo. En la República Democrática del Congo, por ejemplo, la mayoría de la gente no tiene acceso a la electricidad, por lo que el bosque es una fuente importante de leña y carbón para cocinar.

Teodyl Nkuintchua, que trabaja en estrategia y divulgación para el Instituto de Recursos Mundiales en la región de la cuenca del Congo, dijo que las políticas para limitar el daño ambiental no funcionarían por sí solas.

“Si no integramos las prioridades de desarrollo en estas acciones en estos países, no podremos combatir la deforestación”, dijo.

Uno de los pocos puntos brillantes del informe provino del sudeste asiático, donde los esfuerzos para frenar la deforestación en Malasia e Indonesia continuaron dando resultados. Una moratoria sobre la tala, los esfuerzos de restauración de turberas y los compromisos corporativos para excluir a los proveedores de aceite de palma vinculados a la deforestación parecen estar funcionando.

Y hay señales de que la trayectoria de la deforestación global podría cambiar para mejor en un futuro cercano.

Este año, la Unión Europea ha dado un impulso en esta dirección, al aprobar una ley prohíbe la importación de una serie de productos que contribuyen a la deforestación en países tropicales. China, el mayor importador mundial de muchos productos agrícolas, se comprometió recientemente a lucha contra la deforestación ilegal relacionado con su comercio con Brasil.

Brasil también parece estar cambiando de rumbo. El presidente Luiz Inácio Lula da Silva asumió en enero con la promesa de proteger la selva amazónica, y las cifras preliminares de los primeros cinco meses del año sugieren las tasas de deforestación han caído un 31% desde enero. La deforestación y los delitos ambientales habían aumentado considerablemente bajo su predecesor, Jair Bolsonaro.

El análisis del informe se enfoca en los trópicos porque allí la pérdida de bosques es generalmente más permanente y tiende a ser causada por la actividad humana. Los bosques tropicales también están desempeñando un papel más importante en el almacenamiento de carbono y el apoyo a la biodiversidad. Pero la pérdida global de la cubierta arbórea más allá de los trópicos se redujo en un 10 % el año pasado.

Según el informe, la disminución fue el resultado directo de menos incendios forestales en los bosques boreales de Rusia. Pero eso podría cambiar. Canadá es en camino a su peor temporada de incendios registrado

El Niño, un patrón climático generalmente asociado con más incendios forestales en los trópicos, también acaba de llegar. Existe el temor de que incluso si los países logran frenar la deforestación durante este tiempo, los incendios forestales podrían deshacer algunos de sus esfuerzos.

“Un año de El Niño será una prueba”, dijo Rod Taylor, director global de bosques del Instituto de Recursos Mundiales, y agregó que esperaba que los incendios no causaran estragos. «Pero tendremos que ver».