Las profesoras de Infantil, en huelga: «Hacemos una labor fundamental para las familias y la sociedad y tenemos sueldos de risa»

Las profesoras de Infantil, en huelga: «Hacemos una labor fundamental para las familias y la sociedad y tenemos sueldos de risa»

Actualizado

Convocan paros y protestas para pedir a la patronal condiciones laborales dignas. «No slo cambiamos paales, tambin educamos», se quejan

Profesoras manifest
Profesoras manifestndose en Madrid.NGEL NAVARRETE

Cobran el salario mnimo, atienden a 8 bebs a la vez o a 14 nios que acaban de aprender a andar y no saben lo que es una subida de sueldo. Las profesoras del primer ciclo de Educacin Infantil (de 0 a 3 aos) han dicho basta y ayer protagonizaron su segunda jornada de huelga para reivindicar un convenio justo en las escuelas infantiles privadas y en las de gestin indirecta.

La huelga tuvo un seguimiento del 80%, segn los datos del sindicato CCOO, que destac que las trabajadoras del sector secundaron masivamente esta nueva protesta, tras el xito de la jornada del 19 de octubre.

El paro estuvo acompaado por dos concentraciones en la calle Ferraz y en la Puerta del Sol, a las que acudieron decenas de educadoras con lemas como no guardamos, educamos o la profe luchando tambin est educando.

Hacemos una labor fundamental para las familias y la sociedad y tenemos sueldos de risa, se quejaron las profesoras.

En plena negociacin del convenio colectivo, las educadoras denuncian que cobran el salario mnimo y que la patronal no slo no ofrece ninguna mejora a su situacin, sino que les quiere quitar el complemento de baja por enfermedad que paga la empresa, segn afirm Rebeca Castao, secretaria de Enseanza Privada de CCOO en Madrid.

Mucho ms que cambiar paales

Las maestras critican que su labor se considere como un servicio asistencial y quieren dejar claro que no slo cambian paales sino que realizan una labor educativa y pedaggica esencial con los ms pequeos, en una fase crucial de sus vidas.

Nuestra labor no est nada reconocida cuando de 0 a 3 aos se forja la base y el pilar de la vida posterior de los nios. Es la fase que ms marca, pero nosotras somos invisibles, critica Cristina Bachiller, una de las maestras afectadas.

Pancartas de la protesta.
Pancartas de la protesta.A. N.

Las profesoras censuran las elevadas ratios que tienen que soportar: ocho bebs por clase o 14 nios de 1 a 2 aos y 20 nios de 2 a 3 aos en las escuelas de la Comunidad de Madrid.

Es una barbaridad. A los 2 aos estn en plena explosin a nivel motor y no paran. Adems, empiezan los mordiscos y los conflictos. Qu solucionas si surgen tres peleas a la vez? No llegas a todo, se pregunta Bachiller.

Aunque la negociacin del convenio se realiza con las patronales privadas, las maestras tambin critican al Ayuntamiento y a la Comunidad de Madrid por no vigilar que las empresas adjudicatarias cumplan los contratos suscritos.

Las personas que cuidan a nuestros hijos son maltratadas de forma sistemtica. Es una vergenza que tanto el Ayuntamiento como la Comunidad se desentiendan del problema, censur ayer Rita Maestre, la portavoz de Ms Madrid, que tambin acudi a la calle Ferraz.

Ms jornadas de huelga

Las protestas proseguirn el prximo sbado con una concentracin en la plaza de Callao y con otras dos jornadas de huelga el 8 y el 15 de noviembre si no se consiguen avances.

Lejos de mejorar su situacin con los aos, la eterna precariedad de estas empleadas va en aumento. Irene Rodera trabaja en la compaa Kidsco y este mes slo ha cobrado 200 euros.

Esta empresa que gestiona numerosas escuelas infantiles ya les ha advertido que habr retrasos en las nminas hasta febrero del ao que viene porque tiene falta de liquidez. Sin embargo, Kidsco va bien, tiene lista de espera y es la adjudicataria del contrato de las escuelas infantiles del Ministerio de Defensa.

Es horrible. Las Navidades estn a la vuelta de la esquina. Estamos desmoralizadas. Es una profesin muy vocacional y t te metes en clase y se te olvida todo, pero luego no le puedes comprar los libros a tu hijo, confiesa Rodera, presidenta del comit de empresa de Kidsco.

Ana Franco es una de las madres que acudi ayer a apoyar a las profesoras de su hija en la escuela municipal La Verbena de la Paloma porque considera que sus condiciones laborales son extremadamente precarias.

A su juicio, las profesionales de las que depende el estado mental y fsico de los futuros ciudadanos deberan estar ms protegidas y mejor valoradas.

Las quejas se suceden una y otra vez. Cobro 1.050 euros y no llego a fin de mes. Esta profesin est muy denostada porque el 95% somos mujeres. No tenemos ningn reconocimiento social, opinan Cristina y Lara, mientras corearon consignas en favor de un sueldo digno.

Entre la lista de peticiones se encuentra la de contar con ms personal de apoyo y ms horas laborales para el trabajo fuera del aula.

No tenemos ningn tiempo estipulado para preparar las clases como el resto de profesores. Necesitamos pasar del enfoque asistencial al educativo porque yo necesito organizar mis clases. A veces me acuesto a la 1 de la maana resolviendo incidencias, asevera Alba, coordinadora de una escuela infantil.