Sólo la UE comprará soja y carne libres de deforestación y hará sonar las alarmas: ¿qué dijeron los europeos?

Sólo la UE comprará soja y carne libres de deforestación y hará sonar las alarmas: ¿qué dijeron los europeos?

Los consumidores y los países que compran productos agroindustriales exigen cada vez más garantías de que los productos se han obtenido de forma sostenible y protegiendo el medio ambiente. En este contexto, se están estableciendo estándares para un comercio internacional cada vez más exigente. Una de ellas es la noticia. Reglamento de la Unión Europea sobre productos libres de deforestación (EUDR por sus siglas en inglés) que entró en vigor el 29 de junio de este año, y prohíbe el ingreso a su territorio de una serie de productos provenientes de áreas que fueron deforestadas después del 31 de diciembre de 2020.

Esta limitación es de gran importancia para Argentina. alcanza con soja y ternera, los principales productos exportables nacionales. Según datos de la Bolsa Mercantil de Rosario (BCR), en 2022 se venderá a la Unión Europea (UE) el 12% de la carne y cuerpos bovinos, y el 20% de la cosecha de soja argentina. Es por esto que muchos actores del agro local han emitido señales de alerta y respuestas a las regulaciones, manifestando cosas relacionadas con su implementación, sistemas de inspección y ubicación, un modo de clasificación de riesgos país, entre otros puntos.

El reglamento entrará en vigor el 30 de diciembre de 2024 y tendrá un periodo de adaptación de sus meses para las micro, pequeñas y medianas empresas europeas, así como para ellas, la fecha de lanzamiento de la aplicación será el 30 de mayo de 2025. en el caso de que dos operadores tengan que almacenar productos en el bloque.

La norma pretende minimizar los riesgos del uso de productos que están provocando deforestación en general, y se dice que no aceptan productos que provengan de áreas de deforestación legal o ilegal. “En el caso de Argentina existe una ley que regula la reducción del área de bosques naturales, pero no está admitida”, anunció el BCR.

“La FAO (Organización para la Alimentación y la Agricultura de la ONU) sostiene que En los últimos 30 años se encontró deforestación equivalente a 420 millones de hectáreas. de arboledas. Sus datos tienen un impacto significativo porque constituyen un área prácticamente equivalente a la de la Unión Europea”, subrayó el licenciatario. Enrico Prezio, primer secretario de la Sección Económica y Comercial de la Delegación Unión Europea del II Congreso Federal Ganadero organizado por Rosgan en Rosario. Y señaló que «según distintos organismos internacionales, gran parte de esta deforestación de los últimos años está ligada a la expansión de las tierras agrícolas».

Por ello, explicó Prezio, desde la COP (Conferencia de las Partes de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que reunirá a los 196 países más de la UE) de 2019, que pidió intensificar la acción de la UE para proteger y restaurar los bosques del mundo ha sido capaz de comercializar un amplio conjunto de políticas y legislaciones aprobadas a nivel internacional.

En el caso del nuevo reglamento europeo, «el primer objetivo específico es el de la producción interna de la UE porque la prohibición de introducir en el mercado productos procedentes de tierras deforestadas se aplica también a las empresas del bloque», afirmó License. El amisismo, para ella, existe como prohibición de exportar productos europeos procedentes de tierras deforestadas.

El otro objeto específico está vinculado a la prohibición de exportar a la UE productos obtenidos en zonas deforestadas de terceros países. “Sin este segundo objetivo, está claro que se deben generar incentivos para destruir las producciones que ahora van a Europa lejos de escapar de la prohibición”, indicó el funcionario.

Un requisito de la norma es que los operadores y comerciantes que deseen importar sus productos al mercado europeo deben implementar sistemas de debida diligencia. «El sistema debe garantizar que la empresa recopile datos del producto vinculados al origen de su producción; aquí es donde geolocalización de los lotes de donde proviene, los cuales también son obligatorios para cada establecimiento de producción agrícola, incluyendo quebradas, invernales, feedlots y plantas de vida silvestre”, detalla el BCR.

Según Prezio, la normativa europea no exige certificación sino «una declaración del importador que asegure que los productos que se importan están libres de deforestación, y esta diligencia debe basarse en criterios definidos a nivel internacional». Las principales obligaciones se aplican a todos los agentes y comerciantes que no sean pequeñas y medianas empresas, y el elemento probatorio más importante para determinar que el producto no vinculado a campos deforestados lo es. trazabilidad estricta del producto.

“Una herramienta que será muy importante, obviamente, es la geolocalización, que permite producir un producto en un terreno específico. Además, gracias al proceso de debida diligencia, el producto es legal con base en la legislación vigente en el país de origen”, mencionó el secretario.

En el marco de los productos mejorados por la legislación, se encuentran aquellos que, según criterios internacionales, se estima que contribuyen más a la deforestación a nivel global. Entre ellos está el aceite de palma, soja, madera, ganado bovino, cacao, café, caucho y también varios derivados como chocolate, muebles, llantaspor ejemplo.

En la misma norma de la UE estás adelantado. revisión. Se espera que el primero de ellos se lleve a cabo a mediados de 2024 y posteriormente la venta de otros. “En esta fase se puede modificar la cobertura del producto, puedes incluir nuevos productospero también cambiar ciertas definiciones como áreas forestales o incluir otras áreas de madera, por ejemplo, que por el momento no hay compartimentos para su regulación», explicó Prezio.

Después de confirmar la licencia, los países serán evaluados en función de criterios científicos y objetivos, reconocido internacionalmente, abarca temas como la velocidad a la que se expande la agricultura, el nivel de deforestación que se ha registrado en los últimos años, la política y la actualidad internacional que se puede considerar como la reducción de la deforestación en cada territorio, entre otros. Por lo tanto, debido a la categoría en la que se ubica cada país, las obligaciones específicas que establece la norma pueden sufrir modificaciones. “Las reglas de debida diligencia se aplican a todos, todos están obligados a presentar la información, pero si determinan que hay riesgo de deforestación entre ciertos productores, esto les permitirá analizar el riesgo y mitigarlo”, explicó.

Otro elemento que puede llevar a cambiar la nivel mínimo de inspección que fue realizado por las autoridades de los estados miembros de la UE: «Habrá un nivel de 9% de inspecciones para países considerados de alto nivel y 1% para países de menor riesgo», aclaró el funcionario.

En Argentina, la producción tiene el mayor impacto en la regulación de la carne vacuna y la soja. “La herramienta que más utilizamos en Argentina para cooperar con esta regulación es el programa AL-INVEST, que es el programa de cooperación de la UE con América Latina. Y en particular, al estar en la provincia de Santa Fe, buscamos poner en marcha la iniciativa que se enmarca en este programa para promover la sostenibilidad de la cadena de valor de la carne envasada al vacío, trabajando en conjunto con el Ministerio de Producción de la provincia y también con el Ministerio de Medio Ambiente”, escribió Prezio.

Actualmente, la UE lleva a cabo numerosas actividades de difusión y comunicación en todos los países. Sin embargo, desde los distintos sectores productivos extranjeros habéis demostrado desconfianza y vuelta a la normalidad.

“La regulación desde el punto de vista de la Unión Europea tiene el tema de la responsabilidad como productor y consumidor, e incluye los objetivos que todos los países deben alcanzar a nivel internacional para el desarrollo sostenible en el contexto de París, de los cuales también Argentina es parte. “Creemos que la regulación tiene como consecuencia que la demanda de productos cultivados para la deforestación siga alimentando la oferta”, argumentó el secretario.

Las normas de la UE son parte de un mundo que avanza hacia trazabilidad de cadenas de valor y apoyo ambiental. La deforestación está en la agenda de Estados Unidos, China, Brasil, Reino Unido, Indonesia y Malasia, entre otros países relevantes para el comercio internacional.

Al mismo tiempo, estos destinos representan el 72% de las exportaciones de carne y cuerpos bovinos, el 36% de la carne de soja y el 88% de la carne de soja. «Esta norma de deforestación debe estar muy presente en cuenta, no sólo por la que representará la exportación a la UE a partir de 2025, sino por su efecto como referencia sobre la mayoría de las empresas comerciales de la Argentina», anunció el BCR.

Por su parte, en el centro de su presentación, para que nadie le culpe, Prezio declaró: “Todo lo relativo a la normativa está en su lugar de forma base científica y metodológica que puedes controlar porque todo está publicado online, con total transparenciaY nuevamente, se trata de una regulación que se aplica tanto a entidades europeas como a terceros países. No discriminación entre productores europeos y productores de terceros países porque las mismas obligaciones se aplican a los demás productores”.