«¿Y tú también, Bruto, hijo mío»?

«¿Y tú también, Bruto, hijo mío»?

La fallida assonada contra el gobierno de Vladimir Putin provocó una grave crisis en el sistema político de Moscú. La maravilla de un experto.

«¿Y tú también, Bruto, hijo mío?» Shakespeare inmortalizó su frase de que Julio César probablemente no pronunció cuando fue asesinado por sus allegados entre los cuales habría estado Bruto, considerado su hijo.

La historia de Rusia es rica en Brutos padres, hijos o esposas: su primer zar, Iván el Terrible asesinó su hijo en 1581. Su primer emperador, Pedro el Grande dejó que sus esbirros torturaran hasta la muerte al suyo en 1718. Catalina la Grande envió a sus amantes a asfixiar en la cama su esposo Pedro III en 1762. Su hijo, el emperador Pablo I, fue asesinado por sus oficiales en 1801, con el consentimiento tácito de su hijo, el futuro Alejandro I.

Pasaron 222 años y este sábado Vladimir Putin se quejó de la rebelión del grupo Wagner: «un puñal en la espalda», una «traición.

¿Cómo no se ha expresado en esos términos si fue sólo por su protección y apoyo que Yevgueni Prigozhin dejó de ser patrón de un restaurante para convertirse en fundador y jefe de la Wagner?

El año pasado confirmó que el número de Wagner se explicaba porque el autor del Anillo de los Nibelungos era la música predilecta de Hitler, salvo que no había que considerar que el final fue el desastre del Ocaso de los Dioses.

Un retrato del presidente ruso Vladimir Putin, este sábado, en el centro de Moscú.  Foto: AFP


Un retrato del presidente ruso Vladimir Putin, este sábado, en el centro de Moscú. Foto: AFP

Alcalde desafía a Vladimir Putin

En todo caso, fue el primero en salir de la caída del último zar en febrero de 1917, que el líder máximo es desafiado a través de una rebelión armada.

Para animarse a ese gesto, sus autores deben sentirse muy fuertes. Sí, efectivamente, ha sido el caso porque Wagner es una de las dos fuerzas que sostienen la guerra en el terreno y Prigozhin si bien comparte el nacionalismo extremista del presidente, tiene el aura que le falta a Putin: sus tropas combaten mejor que el ejercito regular Probablemente eres más popular que el presidente entre los partidarios de la guerra.

Por lo tanto, con toda impunidad, vino criticando al ministro de la Defensa y otros militares responsables.

Esta asociación entre el gobierno de multimillionarios y un ejército privado compuesto por mercenarios y criminales condenados a muchos años de cárcel, pero amnestiados para ir a matar en Ucrania, entró en crisis. es decir, entrada en crisis el orden politico.

En su intervención Putin llamó a esta crisis un peligro de “colapso del Estado”. Aunque no se entienda bien a qué se refiere, porque el Estado se define entre otras cosas, por el monopolio de la violencia legítima, algo muy distinto de una sociación entre clanes clientelistas y mafias.

Miembros del grupo de mercenarios Wagner, este sábado a la noche, en la ciudad de Rostov-del-Don, en Rusia.  Foto: AP


Miembros del grupo de mercenarios Wagner, este sábado a la noche, en la ciudad de Rostov-del-Don, en Rusia. Foto: AP

El Kremlin tiene otra razón para sentir traicionado. El presidente de grupo de pensamiento que asesora a Putin en política internacional, Sergei Karaganov, ya había encendido la mecha dos semanas antes de la invasión, al escribir que “No se trata realmente de Ucrania. La OTAN no es una amenaza inmediata”.

Pero ahora lo dijo un Señor de la guerra: «ni la OTAN ni Ucrania se aprestaban a invadirnos, en realidad eran historias para ocultar conquista de territorios y ambiciones militares».

Cualquiera sea el final del golpe, probablemente un arrepentimiento contra el perdón y loas a la gloria de la unión nacional rusa, ya todo cambió.

El fallido golpe de estado expuso la fragilidad y la corrupción, en todos los sentidos de esta palabra, del régimen.

Su discurso sobre las causas de la guerra fue desmentido por uno de sus principales actores. Sobre este punto, Putin no reaccionó en su intervención contra Prigozhin, revelando así que las mentiras oficiales sobre las causas de la invasión se volvieron difíciles de sostener en Rusia misma.

Claudio Sergio Ingerflom es director de la Licenciatura en Historia de la UNSAM. Autor del libro «El Dominio del Amo. El Estado ruso. La guerra con Ucrania y el nuevo orden mundial»

Mira también